¿Qué le está ocurriendo a tu hijo a esta edad?

manosLa entrada en el colegio supone cambios fundamentales en la vida de nuestros niños. Entramos en una etapa donde su curiosidad, sus ganas de aprender, divertirse, mejorar y su estabilidad emocional, les impulsará a ir conquistando el mundo. Nuestra compañía es indispensable en esta aventura.


 

De 2 a 3 años

El niño de 2 a 3 años sigue experimentando grandes cambios en su mundo afectivo, en sus relaciones con los demás, en sus capacidades intelectuales, todo esto va acompañado de una serie de cambios a nivel físico.

¿Qué le está ocurriendo a tu hijo a esta edad?

Los niños de entre 2 y 3 años ya han llegado a hitos muy importantes a nivel de autonomía y desarrollo psicomotriz pero están en pleno auge de su desarrollo a nivel intelectual, emocional y social.

Los patrones y hábitos en sueño y alimentación pueden verse alterados por una mayor complejidad de los hábitos y porque su necesidad de estabilidad les puede hacer desarrollar lo que parecen manías como rechazar alimentos que antes les gustaban o comer día y noche lo mismo. Por las noches les cuesta separarse de vosotros y de la actividad por lo que las rutinas se hacen más necesarias que nunca. Es normal que se despierte alguna vez durante la noche. En ocasiones volverá a dormirse y en otras necesitará comprobar que seguís ahí. Su imaginación también puede generarles problemas ya que es muy viva y al mismo tiempo les cuesta distinguir la realidad de la ficción lo que puede crearles inquietud al llegar la noche.

A nivel psicomotor han perfeccionado las habilidades adquiridas como correr, saltar, trepar…y está en pleno desarrollo de sus habilidades de motricidad fina. Por eso les encantan actividades como pintar, la plastilina, construcciones… con juguetes/materiales o con elementos del entorno y de la naturaleza.

Su capacidad simbólica se ha perfeccionado por lo que podréis observar habitualmente como juegan a imitar, a ser… sin necesidad de tener un elemento directamente relacionado con el juego. Además el desarrollo de esta capacidad le permite, poco a poco, ir proyectándose al futuro o volver al pasado y crear sus propias estrategias de resolución de problemas sencillos.

Empieza a usar el lenguaje, no como imitación, sino como elaboración propia muy relacionado con el desarrollo de su autoconciencia y haciéndolo cada vez más complejo con tiempos verbales y preposiciones. Es un año de explosión comunicativa.

Empiezan a desarrollar una imagen de sí mismo con sus emociones y sentimientos. Además aparecen las primeras interpretaciones de los estados emocionales de los demás y un deseo de consolar. Ante sus propias emociones negativas pueden aparecer conductas agresivas que son normales y que deben ir desapareciendo con el desarrollo del lenguaje, el modelado de los padres y el uso de estrategias como los cuentos.


 

De 3 a 4 años

El niño de tres años tiene ya un buen control de su cuerpo en movimiento, domina mejor el equilibrio y se desenvuelve con más seguridad en el medio físico. Esto es resultado de su crecimiento físico, de la experiencia que ya tiene (esquemas motrices) y de la maduración de su sistema nervioso. También es más imaginativo que en etapas anteriores y su capacidad de concentración va mejorando, aunque todavía se distrae con facilidad. Su experimentación es constante.

¿Qué le está ocurriendo a tu hijo a esta edad?

Los niños de tres años han podido acumular en su breve vida un gran número de experiencias vitales que les han permitido aprender y perfeccionar un gran número de habilidades y destrezas.

El juego, que inicialmente estaba más basado en control y descargas motrices, se va ampliando gracias a su imaginación y capacidad cognitiva hacia juegos simbólicos, de interacción con iguales y juegos motrices que exigen de una mayor planificación o reglas. Es fácil observarles jugando juntos a distintos roles (yo soy la mamá y tú el bebé) o intercambiando juguetes  como forma de cooperación.

Al niño de 3 años se le plantearán gran cantidad de nuevos retos que necesitarán de su capacidad de autocontrol y regulación para afrontarlos.

A esta edad los niños siguen siendo grandes exploradores pero su exploración ha pasado de un plano físico a un nivel más intelectual. Quieren conocer todo, comprender todo, relacionar unas cosas con otras… Su curiosidad e interés no tiene límite debido a su gran salto en su capacidad de pensamiento. Mantener viva esa curiosidad es uno de los grandes retos de la etapa escolar infantil.

Otra de las grandes necesidades a esta edad son los límites bien definidos que le enseñarán a interactuar y relacionarse con los otros así como ir logrando de forma progresiva un mayor control de sí mismo. No se trata de evitarles las posibles causas de frustración naturales sino más bien de permitir que se enfrente a ellas y aprenda a tolerarla. Las actividades compartidas con sus padres y las actitudes que estos muestren ante sus éxitos y dificultades serán de gran importancia en la construcción de esa tolerancia a la frustración.

Su aumento de vocabulario y su mayor complejidad en estructuras gramaticales convierte al lenguaje en su principal herramienta de aprendizaje, de relación e incluso de autocontrol ya que empieza a usar el lenguaje como forma de controlar la conducta de los demás pero también la propia.En el proceso de aprender a controlar su atención y su acción el lenguaje es fundamental, porque el niño comienza a hablarse a sí mismo.

Empieza poco a poco a tener conceptos morales relacionados con la convivencia lo que le hace sentir más obligado a cumplir las normas establecidas. Aparecen las primeras amistades aunque con mucha alternancia en el tipo de sentimientos y conductas hacia ellas. Aparecen los roles de género y su identificación con uno de ellos tanto a nivel físico como en conductas y actitudes a partir de modelo social y cultural que su familia le ofrece.


 

De 4 a 5 años

A través de la fantasía, del juego imaginativo, construye su propio mundo, donde imagina todo lo que le gustaría que sucediese, donde también pone a prueba la realidad, la asimila, trata de comprenderla, pero no sólo de forma intelectual, sino también emocionalmente.

¿Qué le está ocurriendo a tu hijo a esta edad?

El niño de esta edad ya es un experto escolar. El primer año de adaptación e integración de nuevas normas y entornos ha pasado y por ello seguro se siente más cómodo y feliz en el colegio. Eso redundará en un aprendizaje más fluido y positivo y en un nivel mayor de interacciones sociales entre iguales.

Sigue preguntándose por todo lo que puede observar y experimentar a su alrededor pero, a diferencia de los años anteriores, empieza a construir sus propias teorías a partir de lo que ve. Esto no significa que no necesite la explicación de los adultos pero será capaz de sacar sus propias conclusiones aunque todavía con grandes dosis de fantasía. A través de esa fantasía irá construyendo su propio mundo donde intenta comprender la realidad pero también imaginar cómo le gustaría que fuese.

Quiere tener el control sobre todo. A nivel interno puede empezar a guardar algunos sentimientos o pensamientos solo para él. A nivel externo encuentra problemas porque aún es impulsivo y eso puede generar actitudes rebeldes.

Su motricidad gruesa se ha perfeccionado mucho y disfruta con las nuevas habilidades físicas que ese dominio le permite. Saltar a la pata coja, hacer equilibrio o golpear una pelota con cierta puntería. En la motricidad fina su evolución le permite lograr nuevas formas de autonomía como vestirse y desvestirse con soltura o peinarse. También logra algunas actividades de precisión como recortar, copiar letras y dibujar personas de forma esquemática.

Su conciencia sobre sus capacidades le hace sentirse más satisfecho y seguro de sí mismo animándose a imitar algunos comportamientos de los adultos aunque el ser más consciente también le hace sentir nuevos miedos.

Las normas y valores que la familia le proporciona le sirven para distinguir los actos y sentimientos buenos y malos así como a elegir las acciones que quiere realizar de todas las posibles.

Como ya hemos dicho quiere controlarse a sí mismo y el lenguaje interno le permite hacerlo pero solo los niños que han aprendido a escuchar a sus padres son capaces de desarrollar ese habla interna. Además usa también el lenguaje que ha desarrollado para la expresión emocional.

En la relación con otros niños adquiere nuevas habilidades sociales, aprende a cooperar, pero son frecuentes los conflictos, por un juguete o porque todavía les cuesta controlar sus impulsos agresivos. Aparecen los juegos en grupo en los que juegan a lo mismo siguiendo unas normas.


 

De 5 a 6 años

El niño de 5 años ya ha adquirido muchas habilidades entre ellas nuevas habilidades de comunicación, motoras y de coordinación. En este momento deja atrás las explicaciones mágicas sobre la realidad y avanza mucho en el plano cognitivo. Está aprendiendo a reconocer los sentimientos de los demás y es capaz de usar el lenguaje con fluidez y ha mejorado sus habilidades para conversar.

¿Qué le está ocurriendo a tu hijo a esta edad?

Vuestro hijo se encuentra en un momento de su desarrollo muy bonito y la interacción con él es cada vez más rica y compleja, por ejemplo utiliza mejor los conceptos temporales ya que maneja el lenguaje con mayor fluidez y ha mejorado sus habilidades para conversar. Esto es porque su desarrollo cognitivo cada vez es más complejo, seguramente cuanto habléis con él os daréis cuenta que de que ya no emplea tantas explicaciones mágicas para entender la realidad.

Están en un momento en el que se sienten más seguros, podéis observar cómo vuestro hijo ha adquirido nuevas habilidades motoras. Ya no se cae tanto, sus movimientos son mucho más coordinados tanto en sus juegos físicos como en el manejo de sus manos.

Al realizar alguna actividad con él seguramente habréis experimentado que se le puede demandar un poco más, cada vez será capaz de concentrarse durante más tiempo aunque es normal que todavía se siga distrayendo fácilmente, los padres nos podemos sentir en algunos momentos desesperados pero no debemos preocuparnos, poco a poco irá desarrollando esta capacidad y jugando y compartiendo actividades con vosotros le ayudará a entrenarse.

Están en un momento en el que todavía necesita límites muy firmes, a los 5 años pueden aparecer comportamientos de rebeldía. Es el momento para empezar a razonar con él ya entienden mejor los motivos por los que no se puede hacer algo, esto es porque ha aprendido a reconocer los sentimientos de los demás, ya sabe ponerse en el lugar del otro con más facilidad y es más consciente de las consecuencias de sus actos sobre los demás, lo que da lugar a respuestas más empáticas y al desarrollo de la responsabilidad.

A esta edad el niño empieza a tener una conciencia moral, una responsabilidad por su propio comportamiento. También empieza a responsabilizarse de sus cosas, y en parte del cuidado de sí mismo. Es un buen momento para que los padres le animemos a ser ordenado, a respetar y cuidar sus cosas y las de los demás. Están en un momento en el que son muy sensibles a la aprobación y elogio de los demás ya que necesitan reforzar la confianza en sí mismos.

Habréis observado también que en este momento las amistades son fundamentales para ellos necesitan saber que pertenecen a un grupo de iguales. Poco a poco irá aprendiendo los comportamientos y las habilidades sociales necesarios para relacionarse adecuadamente. Muchos de estos comportamientos los aprende mediante imitación, los niños imitan el comportamiento de sus padres y las niñas el de su madre, además está presente en ellos la diferencia de género, es por ello que surge la curiosidad por las diferencias sexuales y son comunes algunos juegos de exploración.


 

De 6 a 7 años

El pensamiento del niño de 6 años está entrando en otro nivel de desarrollo. Su autoconcepto se está formando y es importante que fomentemos que sea de manera positiva y realista y que entendamos que este también depende de su entorno social. Es de nuevo una etapa de rebeldía donde las normas vuelven a tener importancia ya que vuestro hijo quiere hacer más cosas por sí sólo pero todavía tiene que mejorar su autocontrol.

¿Qué le está ocurriendo a tu hijo a esta edad?

Vuestro hijo está creciendo y está entrando en un nuevo nivel de desarrollo. Observaréis que es capaz de imaginar, es creativo en la resolución de problemas, recuerda, razona y busca explicaciones para lo que observa. La imaginación sigue estando muy presente a la hora de comprender la realidad pero ahora cada vez es más realista, lo que además le va a permitir comportarse de una forma mucho más madura, además está evolucionando en la comprensión de sus emociones.

Comprobaréis que ya domina el lenguaje mucho mejor y apenas comete errores. Está descubriendo además los juegos de palabras, los chistes, los dobles sentidos.

Experimentaréis que pasa de nuevo una etapa de rebeldía, porque quiere comprobar dónde están los límites. Debéis tener presente que las normas vuelven a tener importancia, porque vuestro hijo quiere hacer más cosas por sí sólo pero todavía tiene que mejorar su autocontrol. Poco a poco va aceptando mejor las normas, es más flexible y además se irá adaptando a las situaciones sociales con más autocontrol. En importante que las normas que le pongáis sean firmes, pero dándole opciones para obedecer. A esta edad el niño está aprendiendo a obedecerse a sí mismo, y para ello tiene que ser capaz de obedecer a sus cuidadores. Vuestro hijo se encuentra en un momento en el que se siente en general seguro y alegre pero tiene mucha necesidad de sentirse querido, debemos tener presente que su autoconcepto se está formando, es importante que fomentemos que sea de manera positiva y realista aportándole seguridad y animándole en sus retos desde el cariño.

El concepto que se va formando sobre sí mismo, los valores que va aprendiendo, dependen también de su experiencia social. Está en un momento en el que es muy sociable, la mayor parte de sus aprendizajes tienen lugar en grupo, ya sea con vosotros, con sus hermanos o amigos, y sobre todo en la clase. La escuela Primaria es un nuevo contexto donde va a desarrollar muchas de sus habilidades y es importante que todo lo que vuestro hijo vaya aprendiendo en la escuela lo ponga en práctica en su vida cotidiana.

La familia es fundamental para el niño de 6 años pero su grupo de iguales pasa a formar parte de su vida con mucha fuerza. Forman grupos basados fundamentalmente en relaciones de amistad y en la participación en deportes o juegos. Comprobaréis que empieza aprender cosas muy importantes relacionadas con la amistad.


 

De 7 a 8 años

La inteligencia infantil está superando la visión egocéntrica y subjetiva de la realidad. Se esfuerza más en controlar su comportamiento y sus emociones. La función educativa de los padres tiene más relevancia pues deben enseñarle además a convivir y desarrollarse en entornos más amplios. En este momento los amigos y compañeros del colegio empiezan a ser una influencia educativa importante.

¿Qué le está ocurriendo a tu hijo a esta edad?

Durante este año vuestro hijo alcanzará un nivel de pensamiento más avanzado. Se mostrará con una actitud más reflexiva y más responsable. Al estar en este momento aprendiendo tantas cosas puede que a veces le veamos despistado, pensativo o incluso melancólico.

Disfrutará compartiendo sus ideas, pensamientos e intuiciones. Vuestro hijo aprende continuamente, su inteligencia está estableciendo relaciones y ajustándose a la realidad, descubriendo significados, imaginando, planificando. Es una etapa en la que se siente muy activo y necesita jugar mucho pero también notaréis que mejora su capacidad de atención y de persistencia en la tarea.

Todavía siguen siendo las normas las que guían su conducta aunque ya es consciente de su responsabilidad. Es por eso que es una buena edad para enseñarle buenos hábitos y modales, de forma flexible, pero con firmeza e insistencia.

Observaréis que cuando juega, le da mucha importancia a establecer normas, se está esforzando por controlar su comportamiento ya que en esta etapa ya es capaz de manejar los estímulos que le distraen y sabe regular mejor sus emociones. Por ello cuando se les interrumpe se muestran molestos y son frecuentes las quejas cuando se les reclama para que vayan a comer o a dormir.

Es un momento importante ya que está creando el concepto de sí mismo basándose en sus capacidades, sus rasgos físicos así como sus habilidades sociales y sus preferencias. Debemos ayudarle a que construya una imagen de sí mismo optimista, realista y positiva necesaria para un buen desarrollo.

Con la lectura mejorará mucho su habilidad verbal al aumentar su vocabulario y sabrá expresarse con mayor precisión gramatical. Está en un momento que le gusta mucho leer cuentos y que se los lean también. Veréis que está muy comunicativo y hablador, le encanta jugar con el lenguaje además se mostrará muy espontáneo para decir lo que siente o piensa preguntando a menudo por lo que no comprende.

En este momento surge la pertenencia al grupo diferenciándose los grupos de niños de los de las niñas y adquiriendo sus roles en el grupo. Hay que prestar mucha atención a sus amigos y compañeros de colegio que empiezan a ser una influencia educativa importante que puede ser positiva o crear riesgos.


 

De 8 a 9 años

Los niños de ocho años experimentan un desarrollo físico y han mejorado su coordinación. Muestran un mayor autocontrol e inteligencia emocional y además manifiestan un pensamiento más coherente que da sentido a sus pensamientos, sentimientos y acciones ya que aprenden a establecer conexiones lógicas entre su experiencia y las reglas de la naturaleza y la sociedad.

¿Qué le está ocurriendo a tu hijo a esta edad?

Observaréis que vuestro hijo está cambiando físicamente. Está creciendo y su figura cambia, tiene más fuerza y un mayor autocontrol. Por ello percibiréis que se muestra más confiado en sus capacidades, además ha logrado un equilibrio en el control de sus acciones. Poco a poco ha ido dando sentido a sus emociones, sentimientos y acciones. Comprende mejor cuales son las expectativas sociales, qué normas debe cumplir, en definitiva, cuál es la moral en la que le están educando. Está aprendiendo a establecer conexiones lógicas entre su experiencia y las reglas de la naturaleza y la sociedad.

Por otra parte, comprobaréis que sus habilidades verbales ya le permiten expresarse con una mayor exactitud. El aprendizaje de la lectoescritura favorece una comunicación más rica. Esta es una etapa en que aprenden “como esponjas”, absorben mucha información en la escuela y también en otros contextos. Suelen tener mucha curiosidad, por eso hay que animarles a que expresen su asombro, a que pregunten, participen y hablen en cualquier situación social. La curiosidad hay que favorecerla, porque es parte de la convivencia.

La escuela le va a enseñar mucho, pero vosotros, su familia, debéis procurar trasladar ese aprendizaje a la vida cotidiana, sobre todo en el nivel lingüístico. No debemos olvidar que el lenguaje es el gran tesoro, las normas de convivencia son lenguaje, los sentimientos, los valores, el pensamiento, son lenguaje.

Por otro lado, cada vez es más consciente de sus sentimientos, comprobaréis que necesita conocer la verdad y que la convivencia con los demás sea justa. Percibiréis que vuestro hijo está en un momento clave, quiere sentir y actuar con una autonomía responsable. Es decir, quiere actuar responsablemente y además es necesario que lo haga.

Se encuentra en un momento en el que necesita empezar a aprender el sentido del deber. Le interesa comprender mejor el mundo sentimental, quiere que le comprendan y comprenderse a sí mismo y ya sabe que aunque pueda tener sentimientos de enfado, deben saber que es su obligación controlarlos. A los ocho años ya se espera que sepa diferenciar los buenos sentimientos de los malos, no se trata de que niegue sentimientos difíciles, sino de aprender a manejarlos, de saber hablar de ellos, controlarlos, transformarlos en otros más constructivos.

Todo esto lo va a poder experimentar también en su grupo de iguales, así como las habilidades sociales y veréis que en el grupo cada uno desempeña su papel. Entre los 7 y los 8 años el niño empieza a desarrollar su inteligencia ética. Aparecen las primeras relaciones de cooperación, fundamentalmente en los juegos en grupo, en los que se desarrolla la idea de igualdad.


 

De 9 a 10 años

Están aprendiendo a pensar de manera más general y crítica y les preocupa demostrar sus capacidades  y alcanzar metas que la sociedad valore. Se muestra más responsable aunque seguirá mostrando signos de rebeldía ya que  necesita volver a poner a prueba las normas familiares y aunque el grupo de iguales cobra especial importancia, la familia le sigue aportando la seguridad básica que necesitan.

¿Qué le está ocurriendo a tu hijo a esta edad?

Es un momento en el que vuestro hijo está en una etapa de su desarrollo más serena. Observaréis que físicamente se produce un crecimiento corporal más lento y regular. Vuestro hijo por otro lado habréis podido comprobar que está aprendiendo a pensar de manera más general y crítica;  aumenta su comprensión de la realidad externa y aumenta la comprensión de sí mismo y la capacidad de asumir el punto de vista de otra persona y comprender sus pensamientos y sentimientos.

En este periodo observaréis como vuestro hijo va a ir aumentando su capacidad de concentración, va a ir adquiriendo una base de habilidades cognitivas y muchos nuevos conocimientos. Académicamente, el niño de 9 años, dentro de sus capacidades, se enfrenta a un aprendizaje escolar exigente y la educación debe percibirla como un desafío, que sea estimulante, interesante. Tanto en casa como en la escuela hay que dar prioridad al aprendizaje del pensamiento. Aprender a pensar, esa es la tarea que emprende el niño en estos años. Si valoramos ese esfuerzo le estaremos dando respaldo, animándole a seguir.

Por otro lado, puede que vuestro hijo se muestre un poco más rebelde que en los tres años anteriores, porque necesita volver a poner a prueba las normas familiares y quiere incorporarlas a su forma de ser. Cada niño es distinto pero es necesario que le dejéis varias opciones para cumplirlas, pero sabiendo que al final se cumplen. Es necesario dejarle este “margen”, porque así es posible que le den sentido por sí mismo a las normas y desarrolle su conciencia moral. Debéis estar tranquilos porque muy gradualmente, su comportamiento durante este año para a llegar a ser más responsable y capaz de manejar sus sentimientos. Está en un momento en el que su motivación es hacerse mayor. Si antes le preocupaba el elogio, demostrar lo que era capaz de hacer, ahora le preocupa alcanzar metas que la sociedad valore.

Durante toda la edad escolar vuestro hijo está creando su propio grupo de iguales. Debemos cuidar también las relaciones que mantiene en este grupo y observar que favorezcan buenos sentimientos. Debe aprender a controlar sentimientos intensos y a resolver conflictos A esta edad le importan muchísimo las reglas, discuten mucho sobre cómo debe ser un juego. También empieza a comprender la amistad como lealtad y compañerismo, como ayuda mutua, como una forma de sentirse seguro. Va a aportar a su grupo de iguales los aprendizajes emocionales que ha recibido en su familia. Los padres debéis tener presente que la familia, pese a la identificación que el niño tiene con sus amigos, sigue aportando la seguridad básica que necesita.


 

De 10 a 11 años

La pubertad es un periodo en el que se produce una maduración física rápida asociada a los cambios corporales y hormonales. Y además hay  un desarrollo importante en el pensamiento ético. Su grupo de iguales es su refugio para sentirse seguros y respaldados y además les permite desarrollar un concepto de sí mismos, aunque todavía necesitan las normas de la familia y la escuela.

¿Qué le está ocurriendo a tu hijo a esta edad?

Vuestro hijo se encuentra en el comienzo de la pubertad. Pubertad no es sinónimo de adolescencia, la pubertad es un periodo en el que se produce una maduración física rápida asociada a los cambios corporales y hormonales que tienen lugar durante la adolescencia temprana.

Observaremos en ellos cambios fisiológicos los cuales van acompañados de cambios psicológicos, entre ellos una mayor preocupación por la imagen corporal.

Es conveniente que en este momento comencemos a fomentar el pensamiento crítico, la apertura de mente, la curiosidad intelectual, la planificación y las estrategias, la precisión. Al hacerse mayor, es más probable que vuestro hijo comience a aplicar procesos de control o estrategias con el fin de recordar la información.

Durante este año vuestro hijo está adquiriendo muchos nuevos conocimientos, se hace más responsable de sí mismo, de sus comportamientos y de su rendimiento en la escuela. Además vuestro hijo se encuentra en una etapa en la que trata de reconocer, comprender y aprender sobre los sentimientos y debe saber resolver los sentimientos difíciles. La inteligencia emocional consiste en que la razón dirija los sentimientos; estos a veces pueden llevarle a no actuar bien, por eso es importante que las habilidades estén guiadas por valores éticos, que tenga el control sobre su comportamiento.

Sus amigos en este momento forman casi una realidad propia, es su refugio desde el cual puede ir afrontando otras demandas de la realidad, más serias y formales, con confianza, sintiéndose seguro y respaldado por esa red de relaciones informales. Debemos cuidar que estas relaciones en el grupo de iguales favorezcan buenos sentimientos.

Por el momento, su moral se ajustará a lo que la familia y la escuela le enseñen, pero en su grupo de amigos está explorando lo que se llama “autonomía moral”. La relación con sus iguales le permite desarrollar un concepto de sí mismo y en este proceso es necesario que comprenda cuáles son las consecuencias de sus actos, de otro modo no hay responsabilidad que le permita aumentar su autonomía, ser más independiente. Aunque es cierto que todavía necesitan, para sentirse protegidos, las normas de la familia y la escuela. En casa es importante y necesario cuidar la comunicación con él, es un instrumento de gran valor.


 

De 11 a 12 años

Empiezan a evolucionar hacia el pensamiento lógico, guiados por la escuela. Son progresivamente más reflexivos, planifican y resuelven mejor las tareas escolares y los problemas de la vida cotidiana acompañado de un deseo de ser más independientes de los padres. Les preocupa su aspecto físico, les inquietan los cambios en su cuerpo, necesitan sentirse aceptados y queridos en su familia.

¿Qué le está ocurriendo a tu hijo a esta edad?

A los 11 años el preadolescente se encuentra en un momento de maduración, se enfrenta con que su cuerpo está empezando a experimentar una gran cantidad de cambios y en muy poco tiempo. Esto supondrá un periodo de adaptación y que su preocupación por el aspecto físico se incremente además de los cambios hormonales que provocan muchas fluctuaciones en su estado de ánimo e inestabilidad emocional.

Es muy importante que en este momento de desarrollo esté muy activo para poner en práctica sus nuevas destrezas aprendidas y además hacer ejercicio físico pues en este momento pueden aparecer problemas como la obesidad.

En este momento comienzan a desarrollar un pensamiento más lógico, tienen mucha más curiosidad por su entorno y por saber más de él. Se han vuelto pequeños científicos que quieren poner a prueba sus hipótesis. Son creativos y empiezan a crearse un punto de vista crítico. Son más selectivos con sus intereses y han ganado en habilidades de procesamiento y comprensión.

Son capaces en este  momento de reflexionar sobre sí mismos, aparece de nuevo un egocentrismo necesario para conocerse más y empezar a desarrollar su identidad. Ya disponen de un autoconcepto más interiorizado unido a un juicio moral más autónomo. Tienen cada vez más deseos de ser independientes y a veces en este intento pueden aparecer actitudes rebeldes aunque todavía siguen necesitando la seguridad de la familia.

A esta edad las relaciones con sus iguales se vuelven indispensables, la amistad cobra otro sentido más íntimo y buscan el respeto de los otros. Son muy sensibles a los juicios de valor y se vuelve necesaria la aprobación de su grupo. Por ello contar con un entorno de apoyo incondicional que espere de ellos grandes cosas, les anime y les genere confianza será prioritario.

Extraído de: www.universidaddepadres.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s