Nuestro querido “Mago de las palabras”

Como ya todas las familias conocéis, el Colegio se encuentra impartiendo el Programa de “Educación Responsable” de la Fundación Botín, que tiene como objetivo el crecimiento físico, intelectual, emocional y social de los niños y niñas. Dentro de este programa, se desarrolla el recurso de Lectura y Emociones (LEE), que acompaña a los alumnos/as en su desarrollo emocional a través de la literatura infantil y la animación a la lectura.

Con LEE pretendemos que los niños/as de Educación Infantil, que se encuentran en la etapa pre-lectora, encuentren en los cuentos una fuente de ayuda en su crecimiento cognitivo, emocional y social.

El programa comienza con el envío de una carta escrita por “El Mago de las Palabras” quien nos hace ver que los cuentos están ahí siempre que los necesitas y,  sobre todo, sobre todo… nos llenan de magia.

Además de esas cartas, que llegaron a nuestro Colegio,  “porque aquí se respira Magia”, el Mago también nos ha enviado unos videos en los que nos ha relatado y escenificado los siguientes cuentos:

-“El pequeño conejo blanco”,

– “La cebra Camila”.

 Asimismo, en las aulas de 3 años hemos trabajado:

 – “Nadarín”,

– Y próximamente comenzaremos con “La Gran Pregunta”.

Mediante estos y otros títulos (proporcionados a través del préstamo) pretendemos en una primera fase, ayudar a nuestros niños y niñas a descubrir y expresar las emociones básicas: alegría, tristeza, asco, enfado, miedo y sorpresa; para lo cual vuestra colaboración dentro de la familia es fundamental, para continuar hablando de los sentimientos que se despiertan tras la lectura y motivar para que los expresen mediante la palabra y/o el dibujo.

La actividad que hemos realizado el Día del libro, con los niños/as de 5 años, ha sido excepcional: acudir a la sede de la Fundación Botín, para conocer al Mago y poder disfrutar de su presencia y magia; los niños y niñas estuvieron encantados -nosotras también- interactuando con el Mago y escuchando los siguientes relatos:

– “Historias de ratones”.

– “Una aventura de Piratas”.

– “No te vayas”.

Aquí os enviamos unas fotos de nuestra experiencia con el Mago y dado que es bien conocido por todos los niños/as de E.I., preguntadles por él… a ver qué os cuentan. Y no dejéis de disfrutar de la Magia de los cuentos con vuestros hijos e hijas; merece la pena.

María Francés, Maestra de Infantil responsable de Lectura y Emociones

Día del libro, 23 de abril

La celebración del día del libro se remonta a principios de siglo. La historia del libro se hace festiva y surgen actividades literarias en toda España. Hoy, el día 23 de Abril se celebra en todo el mundo, el día del libro internacional.

El Origen del día del libro se remonta a 1930. El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes y Shakespeare. También en un 23 de abril nacieron – o murieron – otros escritores eminentes como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural.

La idea original de esta celebración partió de Cataluña, del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, proponiéndola a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona. Poco después, en 1930, se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril como Día del Libro mundial, donde este día coincide con Sant Jordi (San Jorge), patrón de Cataluña y Aragón y es tradicional que los enamorados y personas queridas se intercambien una rosa y un libro.

Este mes de abril me ha llegado ausente del teclado pero no quiero dejar de transmitir en este espacio el precioso texto que Francisco Hinojosa ha creado para la celebración del Día Internacional del Libro 2012

Puri, Directora.

HABÍA UNA VEZ UN CUENTO QUE CONTABA EL MUNDO ENTERO

Había una vez un cuento que contaba el mundo entero. Ese cuento en realidad no era uno solo, sino muchos más que empezaron a poblar el mundo con sus historias de niñas desobedientes y lobos seductores, de zapatillas de cristal y príncipes enamorados, de gatos ingeniosos y soldaditos de plomo, de gigantes bonachones y fábricas de chocolate. Lo poblaron de palabras, de inteligencia, de imágenes, de personajes extraordinarios. Le permitieron reír, asombrarse, convivir. Lo cargaron de significados. Y desde entonces esos cuentos han continuado multiplicándose para decirnos mil y una veces “Había una vez un cuento que contaba el mundo entero…”

Al leer, al contar o al escuchar cuentos estamos ejercitando la imaginación, como si fuera necesario darle entrenamiento para mantenerla en forma. Algún día, seguramente sin que lo sepamos, una de esas historias acudirá a nuestras vidas para ofrecernos soluciones creativas a los obstáculos que se nos presenten en el camino.

Al leer, al contar o al escuchar cuentos en voz alta también estamos repitiendo un ritual muy antiguo que ha cumplido un papel fundamental en la historia de la civilización: hacer comunidad. Alrededor de esos cuentos se han reunido las culturas, las épocas y las generaciones para decirnos que somos uno solo los japoneses, los alemanes y los mexicanos; aquellos que vivieron en el siglo XVII y nosotros que leemos un cuento en internet; los abuelos, los padres y los hijos. Los cuentos nos llenan por igual a los seres humanos, a pesar de nuestras enormes diferencias, porque todos somos, en el fondo, sus protagonistas.

Al contrario de los organismos vivos, que nacen, se reproducen y mueren, los cuentos, que surgen colmados de fertilidad, pueden ser inmortales. En especial aquellos de tradición popular que se adecúan a las circunstancias al contexto del presente en el que son contados o reescritos. Se trata de cuentos que, al reproducirlos o escucharlos os convierten en sus coautores.

Y había una vez, también, un país lleno de mitos, cuentos y leyendas que viajaron por siglos, de boca en boca, para exhibir su idea de la creación, para narrar su historia, para ofrecer su riqueza cultural, para excitar la curiosidad y llenar de sonrisas los labios. Era también un país en el que pocos de sus pobladores tenían acceso a los libros. Pero esa es una historia que ya ha empezado a cambiar. Hoy los cuentos están llegando cada vez más a rincones apartados de mi país, México. Y al encontrarse con sus lectores están cumpliendo con su papel de hacer comunidad, hacer familia y hacer individuos con mayor posibilidad de ser felices.

Francisco Hinojosa

Easter Eggs – Huevos de Pascua

La tradición de los huevos, muy arraigada en Estados Unidos, el centro de Europa e Inglaterra, empezó debido a que los cristianos católicos que seguían la abstinencia de la Cuaresma, no podían comer, entre otras cosas, huevos ni productos lácteos. La llegada de la Pascua suponía el levantamiento de la norma y el fervor por los huevos se desataba. Suponía desquitarse de la penitencia impuesta durante cuarenta y seis días.

Como la conservación de los huevos durante la cuaresma era problemática -no había frigoríficos-, lo habitual era bañarlos en cera líquida. Así, la fina capa protectora que los cubría permitía mantenerlos más frescos. De ahí vino la costumbre de colorearlos y decorarlos con ceras.

Sin embargo, la tradición de regalar huevos el domingo de Pascua siguió y de hecho continúa en muchos países del mundo. La única diferencia es que antes se pintaban y decoraban huevos de gallina y de pavo para regalar en pequeñas cestas. En cambio aunque todavía se siguen regalando huevos de gallina en muchos países, desde principios del siglo XIX se regalan también los huevos de chocolate.

Hoy día en algunos países, como en España, se come la mona de pascua, que es un bizcocho dulce, en el medio del cual hay un huevo cocido, con cáscara y todo.

Parece ser que la relación entre los huevos y el conejo son fruto de una mezcla de historia religiosa y pagana. El conejo podría surgir de la leyenda de que en la cueva de la que Jesucristo resucitó, no sólo estaba su cadáver sino que también había un conejo. El conejo presenció la resurrección de Jesús, y quiso contárselo a las personas. Como no sabía hablar, se le ocurrió pintar huevos de colores y llevárselos a la gente para que comprendieran que había ocurrido un milagro. Esto es, repetimos, una leyenda, pero podría ser el precursor del conejo de la pascua, y la relación que tiene con los huevos.

La costumbre de esconder huevos pintados en el campo o en los jardines de las casas, para diversión de los niños que los encuentran, se sigue manteniendo en muchos países. Quien consiga poner más en su cesta gana un premio, que puede ser un libro, un muñeco, etc. 

Como cierre del trimestre hemos celebrado Easter con el juego de  Easter egg hunts. Los alumnos/as con la cestita Easter Bunny que han elaborado, han salido al recinto escolar a buscar los huevos de Pascua de chocolate escondidos dentro de otros huevos de plástico. Es una tradición norteamericana que nos han aportado las auxiliares de conversación del colegio que son de esta nacionalidad.

Desde estas líneas, todo el equipo educativo del colegio les desea Happy Easter.

Cuentacuentos: “El gato con botas”

Hoy, día 2 de abril, todos los alumnos de Educación Infantil han tenido una sorpresa en el cole: el grupo teatral “Arte en escena”  ha representado el espectáculo “El gato con botas” en el Salón de actos del centro.

Con una cuidada escenografía (una colorida montaña típica de los cuentos de hadas)  y un montaje que implica marionetas, teatro de actores ( Marta López Mazorra como cuentacuentos)  y el acompañamiento musical del violín de Jezabel Acha, los niños y niñas han sido transportados a un mundo de fantasía lleno de valores.

Puri, Directora.